Juan trabajaba en una planta distribuidora de carne.

un dia, terminando su horario de trabajo, fue a uno de los refrigeradores para inspeccionar algo., en ese momento se cerr la puerta, se bajo el seguro y quedo atrapado dentro aunque golpeo la puerta fuertemente y comenzo a gritar, nadie pudo escucharlo.

la mayoria de los trabajadores habian partido a su casa, y fuer del refrgerador era imposible escuchar lo que ocurria adentro.

cinco horas despues, y al borde de la muerte, alguien abrio la puerta. era el guardia de seguridad que entro y lo rescató.

juan pregunto a su salvador ¿ como se le ocurrio abrir esa puerta si no era parte de su rutina de trabajo?, y el le explico:

“llevo trabajando en esta empresa treinta y cinco años., cientos de trabajadores entran a la planta cada dia, pero tu eres el unico que me saluda en la mañana y se despide de mi en a tarde. El resto de los trabajadores me tratan como si fuese invisible.

Hoy, como todos los dias, me dijiste tu simple “hola” a la entrada, pero nunca escuche  el “hasta mañana”.

Espero por ese “hola” y ese “hasta mañana” todos los dias.

para ti yo soy alguien, yeso me levanta cada dia. Cuando no oi tu despedida, supe que algo ta habia pasado… Te busque y te encontre. Mas vale perder el tiempo con los amigos que perder amigos con el tiempo,